Vengue y Deut 32:35


De Diacono Henry Concha

Estas palabras en el Antiguo Testamento claramente dicen que solamente Dios tiene el derecho de la venganza, no el hombre. “Para cuando llegue el momento de su caida. Ya esta crca el dia de su destruccion, ya se acerca la hora.” Se dirigen estas a las naciones paganas de esos tiempos, pero recuerdan algo sucedido en nuestro paiz hace algunos dias. Todos vimos la tele con interes lo que ocurrio en el estado de Missouri cuando un joven negro fue balaceado por un policia. Aunque no se sabia toda la realidad de lo que ocurrio, muchos inmediatamente jusgaron al policia. Poco despues, llegaron unos llamados ministros de otros estados y siguieron la condena de todos los policias en esa ciudad. Note yo algo en sus discursos – estos ministros nunca hablaban del perdon y la misericordia; solamente hablaban de la venganza. Y estas palabras de ira incitaron la violencia en la cual se incendieron varios negocios de personas inocentes en la ciudad.
En el Nuevo Testamento, Jesus nos habla de la misericordia, la compasion, y del perdon; pero nos advierte contra el egoismo y la hipocrecia en las siete penas; “Hay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipocritas!” (Mateo 23:13-32) En el evangelio de este domingo, Jesus nos recuerda del juicio final; “Porque el Hijo del hombre va a venir rodeado de la Gloria de su Padre, en compania de sus angeles, y entonces le dara a cada uno lo que merecen sus obras.” (Mateo 16:21-27) Estas palabras nos deben de turbar muchissimo. A cuantos de nosotros nos han hecho dano otros y el odio y la ira nos urge desquitarnos con ellos. Algunos nos dicen que tenemos que perdonar y olvidar, pero ambos son muy dificiles de hacer, especialmente perdonar al malhechor. Pero Dios no nos dice que tenemos que olvidar, solo perdonar. Si la venganza permanence en nuestro corazon, como sera nuestro juicio al fin del mundo? Dios nos pagara “lo que merecen nuestras obras.”
Pidamosle a Dios que nos cambie nuestros corazones endurecidos a unos de misericordia y de paz. Oremos por esos hombres que predican la venganza para que Dios les ayude a cambiar sus corazones a unos de paz y reconciliacion. Estemos preparados para el ultimo dia, el dia de la ira, Dies Irae, para que podamos mostrarle al Senor que aunque no nos olvidamos del mal que otros nos han hecho, si les hemos perdonado, por la gracia de Dios.